Después del sacudón, retomar la vida

El 16 de Abril Ecuador se sacudió. Y nos sacudió a todos. Nos paralizó, nos volcamos a los medios para entender qué había pasado y ahí tomamos dimensión de la tragedia. Tuvimos 3 opciones: seguir paralizados, huir o enfrentar los hechos. Ya esa misma noche, y más aún, la mañana siguiente, los que no fuimos damnificados directos del terremoto, nos activamos. Muchos fueron a los centros de acopio a llevar alguna cosa, otros entendieron que su lugar era ahí mismo, colaborando en la organización, poniendo el hombro en la enorme marea de solidaridad que desbordó todos los cálculos… y todos los corazones.

Y llegó el lunes. Ya más organizada, la sociedad volvió a ocuparse de los que lo perdieron todo. Fue una semana larga, interminable, donde nadie hacía pie en su vida cotidiana, porque todo se había movido. Así llegamos a la segunda semana. Tomando contacto con lo que quedó, con lo que hay que hacer, con el impulso a seguir colaborando. Y lentamente empezamos a mirar nuestro trabajo, nuestras ocupaciones, nuestras metas, ahora desde el nuevo ángulo de las consecuencias que tendremos que enfrentar todos.

Lentamente volvemos a la normalidad, pero aún queda mucho por asimilar. Mucha tristeza aún procesándose, muchas imágenes desgarradoras que aún siguen apareciendo. Así, las empresas empiezan a volver a su ritmo, lentamente. A proyectar lo que queda de un año que ya no será el mismo que teníamos enfrente aquel sábado fatídico. Pero hay que seguir, hay que enfrentar las circunstancias, trazar nuevos objetivos y enfocarnos en llevarlos adelante. Un proceso que nos llevará aún un mes o algo más, donde seguiremos con esa sensación extraña que todos sentimos. Y va a llegar mayo, que irá normalizando actividades y nos encontrará más enteros.

Y por fin llegará junio. El mes donde la vida volverá a parecerse a la de antes. Donde nos toca, además, volver a unirnos, esta vez, con un espíritu festivo, apasionante. Llega la Copa América Centenario en el momento justo. Cuando ya procesamos el dolor y estamos listos para la alegría. Es un evento trivial, de acuerdo, pero es una excelente excusa para sentirnos bien después de tanto tiempo.

En neuronavirtual, conscientes de que quizás hoy las grandes empresas no están visualizando este proceso, queremos animarlos a ver más adelante. Tenemos una herramienta que es capaz de canalizar la pasión y el espíritu de equipo hacia dentro de las organizaciones. Y este año, por qué no, los premios pueden ser dirigir las acciones de responsabilidad social que la empresa seguirá haciendo hacia las instituciones que los ganadores individuales y por equipos de Pasión In House decidan.

Conoce más sobre Pasión in House Copa América Centenario, haciendo click aquí.

Para encontrar la mejor forma de reconstruir la pasión en su empresa junto a nosotros, contáctenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *